viernes, 15 de enero de 2010

Hablemos de sexo.

Sex and the City. Quizá opines que es basura. Quizá lo sea, eso es lo de menos, pues durante los últimos dos meses y pico esos maratones de sofá han sido los únicos momentos de total lucidez mental que me han ayudado a dar con la teoría definitiva. "Vale, deberías seguir andando, serán muchos pasos y ese fue sólo uno".
Hoy terminé oficial y ordenadamente la historia, con apéndices y demases, y no sé si tiene algo que ver, -bueno, me da igual lo que pienses- pero al pararme un momento justo antes de salir de casa y hacer inventario de sentimientos, las palabras fluyeron solas. "Da otro paso".

Creo que esto puede ser maravilloso. A veces es fantástico poder echar mano de la ficción para barrer el camino de vuelta a ti mismo.