miércoles, 24 de febrero de 2010

La ofensa personal es subjetiva hasta lo ofensivo.

Más triste que querer y no poder, más triste que hacer por parecer, más que ninguna otra cosa de la que puedan acusarte... es tener quien te cuide y te padezca, y dejarlo morir por ser barométricamente imbécil.