sábado, 20 de febrero de 2010

Mary Higgins Clark.

Aunque no desista en mi empeño, yo sé que comprar zapatos no va a lograr satisfacerme de ninguna manera práctica, por mucho que el tacón de los mismos asemeje un enorme y erecto falo masculino.

(Nauséo con todo mi alma hacia la gente que sólo sabe referenciar el sexo en un intento de parecer un/a interesante macho cabrío/gata en celo, así que si en algún momento sueno pretenciosa pardonez moi.)