martes, 4 de mayo de 2010

Rojo.

Me duele y me asusta pensar en el tiempo que lleva sin sangrarme por nadie el corazón. Dolor es síntoma de que estás vivo, de que amas. Yo no sangro, ni vivo, ni amo... y por eso me voy secando poco a poco.